Desorientado por la velocidad de las medidas reformistas de Barack Obama -y por la profundidad de algunas de ellas-, el movimiento conservador estadounidense se muestra por ahora incapaz de ofrecer una respuesta eficaz y ha caído en un vacío de liderazgo que se encargan de ocupar sus voces más radicales, particularmente la del comentarista radiofónico Rush Limbaugh………..
SIGUE LEYENDO AQUI
Anuncios