El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, ha actualizado la visión de los Estados Unidos sobre el futuro de Israel para afirmar que el estado judío debe garantizar la igualdad de derechos para los árabes israelíes. La idea se resume en la estrategia de seguridad nacional publicada por la Casa Blanca en Mayo. La publicación define una solución para el conflicto que difiere de la terminología previamente utilizada. El documento explica que resulta sumamente necesario la creación de dos estados, para que ambos, puedan convivir. Uno junto al otro, en paz y seguridad. “Un estado judío de Israel, con la verdadera seguridad, aceptación, y los derechos de todos los israelíes, y una Palestina independiente con territorio contiguo que termine la ocupación que comenzó en 1967 y de cuenta el potencial que tiene el pueblo palestino” declaró Barack Obama Las anteriores declaraciones no mencionaban los derechos de los ciudadanos, sino que describían a Israel como “un estado judío independiente”. La nueva redacción estaría abordando el reclamo de los palestinos que dicen que reconocer a Israel como un Estado meramente judío causa prejuicios y problemas en los derechos que tienen los árabes israelíes. Esta nueva redacción podría ser en respuesta a las declaraciones del actual Ministro de Relaciones Exteriores, Avigdor Lieberman, quien hace pocos días hablo sobre obtener la lealtad en la ciudadanía israelí. Tras el fracaso de la cumbre “Camp David” en el año 2000, Israel pidió reiteradas veces a los Estados Unidos que se lo reconozca como un Estado Judío. Tal reconocimiento, por parte de Estados Unidos, significaría una importante barrera a la demanda palestina de cumplir con su derecho y retornar a su tierra, aquella que pertenece a millones de palestinos y sus futuros descendientes. A diferencia de las actuales acciones de Barack Obama, el ex secretario de estado de EE.UU, Colin Powell instó a Palestina por vez primera en el 2001 a reconocer a Israel como un Estado judío. Esta idea fue reiterada por el presidente George W. Bush, quien durante una conferencia en Anápolis en el año 2007 dijo que Palestina debía ser la patria de los palestinos, y que Israel era la patria del pueblo judío. El primer ministro Benjamin Netanyahu comenzó su mandato pidiendo que los palestinos reconozcan la identidad judía de Israel, aludiendo que el reconocimiento significaba el primer paso hacia los constantes problemas entre ambos pueblos. “Un requisito previo, para una solución permanente” había explicado en su momento el actual primer ministro. En respuesta a esto, altos funcionarios de la Autoridad Palestina se mostraron en desacuerdo por lo que decidieron rechazar profundamente la propuesta de Netanyahu, expresando su preocupación de que el supuesto reconocimiento suponga un perjuicio a los derechos de los ciudadanos árabes en Israel. Durante un discurso en la Kneset, hace dos semanas Netanyahu expreso que desde su visión “no existe tal cosa como un pueblo israelí”. “Lo primero que deben entender los palestinos es que el Estado de Israel, es la casa del pueblo judío” el dijo. “Cuando hablamos de una solución, cuando hablamos del establecimiento de dos estados, nos referimos al de dos pueblos, uno palestino y otro judío, no es el pueblo israelí, es el pueblo judío” “Reconocer al estado de Israel como la nación-estado de los pueblos judíos implica que los palestinos comprendan que el Estado judio es el que es y por ende su problemática de los refugiados debe ser resuelta fuera de las fronteras del mismo” agregó Netanyahu. “La legitimidad del Estado judío no proviene del reconocimiento de los palestinos” dijo. “Sin embargo la paz comienza con este reconocimiento porque debe ser claramente declarado como una condición necesaria para el comienzo de una relación. Desde allí debe ser inculcado dentro de la población palestina y luego fomentado a la sociedad” concluyó Netanyahu. La idea que Netanyahu propone difiere de la reciente declaración de Obama. Cuando el primer ministro de Israel habló de ‘”un estado para los judíos de la diáspora”, refiriéndose a un casa nacional para judíos de todo el mundo, el presidente de los estados unidos habló de un ”estado judío” con “derechos para todos los israelíes”

SACADO DE AQUI

Anuncios