¡¡ PREPARATE CHÁVEZ VAN POR TI.!!

“Irán, después de Rusia, posee la mayor reserva de gas sin explorar del mundo”, parece ser una de las poderosas razones por las que barcos crucero, portaviones y submarinos israelíes (construidos en Alemania) armados con lanzamisiles y ojivas NUCLEARES se encuentran dentro del Golfo Pérsico haciendo “maniobras de entrenamiento” muy cerca del invadido país vecino de Irak, Irán, además de una decena de navíos de Estados Unidos que “patrullan el área”. La razón, dicen, es que existe el temor de que ese país árabe, Irán, construya su primera bomba nuclear en lugar de una planta de electricidad.
“Colombia acusa a Venezuela, su país vecino, de darle asilo a miembros de la guerrilla de las FARC”, señalan unos diarios, mientras el polémico presidente de Venezuela, Hugo Chávez Frías, niega tal afirmación señalando “intromisión en la democracia y gobierno bolivariano”, y ordena una “alerta máxima” a sus tropas ubicadas en la frontera de ambos países. Tal parecería que tanto Venezuela como Colombia, que tienen estrechas relaciones económicas, pase de migrantes de un lado a otro y un intenso comercio en su frontera, se preparan para “entrar en combate” en medio de una serie de acusaciones de ambos gobiernos.
¿Vientos de guerra?, otra vez en nuestro maltrecho, fatigado, contaminado, descompuesto y VIOLENTO planeta Tierra. Tal parece que hasta la televisión (aunque, usted, no lo crea) nos prepara para la “acción bélica”, vía películas, para observar con cierta “naturalidad” la posibilidad de guerra, al menos en dos partes del mundo, Sudamérica y Medio Oriente. De pronto, “Soldado Anónimo”, “Pearl Harbor”, “Motín a bordo”, “Donde las águilas se atreven”, “Cañones de Navarone”, “En busca del honor”, “Puente sobre el río” y “Buscando al soldado Ryan”, en una semana están en cartelera de las principales señales vía televisión de paga por satélite. ¿Qué curioso, verdad?.
“Irán contra Israel” y “Venezuela contra Colombia”, parecerían las dos “guerras preparadas”, donde participan DOS grandes países PETROLEROS (Irán y Venezuela), que contienen las dos más grandes reservas petrolíferas y tan necesarias para que las camionetas súper automáticas de 8 cilindros, las grandes industrias (entre ellas, la armamentista), los grandes navíos de comercio, ferrocarriles, gas para uso doméstico, calefacción en zonas invernales y hasta lanzamiento de los transbordadores espaciales y que, curiosamente, utilizan derivados del petróleo que, indiscutiblemente, poseen ambos países al borde de la guerra, Venezuela e Irán.
Irán tiene preparado un ducto petrolero para suministrar gas y derivados a Pakistán y sus vecinos. China (todavía comunista) se prepara para unirse al señalado ducto para poder sostener, también, su pesada industria de exportación que ha iniciado el dominio de los principales mercados del mundo y colocarlos al parejo de Estados Unidos y Europa.
Ante la pérdida de millones de barriles diarios de petróleo en las costas de Estados Unidos por parte del yacimiento de aguas profundas que explota British Petroleum y la enorme contaminación de playas de la costa oriental de la Unión Americana y la próxima colocación de ductos en Asia, tal parece que, si no ocurre un milagro (o dos), tendremos guerra “en vivo” vía satélite en las principales cadenas de televisión desde Irán (Medio Oriente) y Venezuela (Sudamérica) donde, indudablemente, el sacrificio de poblaciones civiles, bombardeo de fábricas e instalaciones militares, serán el objetivo de las “tan esperadas” noticias en el frente bélico.
Las razones, como siempre, son “buscar armas de destrucción masiva”, “democratizar a algunas naciones” y “encontrar sustento para misiones de paz”, que cada vez son más y más convincentes con las súper armas. Mientras, nuestro planeta como ser vivo que es, sufre en su superficie la destrucción del odio de unos hacia otros, falta de amor entre prójimos y la ausencia de práctica de conceptos cristianos (o musulmanes) en la consecuencia lógica de los procesos bélicos fraguados del hombre contra el hombre, con soporte en las distintas religiones, sin recordar que esta pequeña cápsula (la Tierra) es la única nave en, quién sabe cuántos años luz, de nuestra pequeña galaxia (Vía Láctea) entre millones de galaxias, que contiene vida. Vida que constantemente es amenazada por el egoísmo, vanidad y soberbia de quienes dirigen a las naciones en pugna.
Esto, sin duda, en ALGÚN DIA se llamará APOCALIPSIS o ARMAGEDÓN, en que la humanidad destruirá a la otra parte de la humanidad quedando, tal vez, los restos de un planeta que antes tuvo vida, cuyo ejemplo, posiblemente, sea MARTE, paradójicamente llamado “dios de la guerra”, hoy completamente desértico, mientras el hombre en base a “buscar laPAZ y la democracia en naciones del Tercer Mundo” (curiosamente, petróleo) proyecta e inicia las guerras. Los sobrevivientes, tal vez, culpen a DIOS por no evitar los conflictos bélicos a tiempo. ¿No lo cree, usted, así?
SIGUE LA NOTICIA.http://www.elmundodetehuacan.com/index.php?option=com_content&view=article&id=9000616848:OPP3N1&catid=212:Pais&Itemid=72

Anuncios