Tremenda sorpresa se llevó la policía de Tailandia cuando investigaba un fuerte hedor proveniente de un templo budista, al encontrarse con unos 2 mil fetos escondidos en el depósito de cadáveres del lugar y que al parecer fueron trasladados a este lugar desde clínicas en las que se efectuaban abortos ilegales.
SIGUE LA NOTICIA:http://www.cronica.com.mx/nota.php?id_nota=545157

Anuncios