Se creará un departamento especial encargado de controlar páginas como Facebook o Twitter. El objetivo será prevenirse de convocatorias masivas como las que dieron inicio a los disturbios en Londres.

El nuevo departamento rastreará las redes sociales en busca de información acerca de acontecimientos que pudieran resultar problemáticos, tales como macrofiestas en casas o enfrentamientos entre bandas pandilleras
. Sigue leyendo aquí

Anuncios