Egipto e Israel están al borde de la crisis diplomática más grave de las dos últimas décadas. Anoche, lo que empezó siendo una manifestación ciudadana de miles de personas para exigir al nuevo Gobierno egipcio un calendario preciso de reformas legislativas, se convirtió en la demostración del feroz sentimiento antiisraelí que se ha adueñado de todo Egipto. Por la tarde cientos de personas participaron en el derribo de un muro que protegía el perímetro de la embajada israelí en la capital. Pero horas después la tensión se incrementó. Decenas de personas asaltaban la delegación diplomática. Fuego y violencia se adueñaron del edificio en el que está instalado el Estado de Israel, arrojando por las ventanas cientos de documentos y quemando otra parte importante en el interior de la delegación. Dos manifestantes lograron arrancar la bandera de Israel. Más aquí

Anuncios