10 de septiembre de 2011 — La guillotina de la austeridad está cayendo ahora sobre los empleados del servicio postal de Estados Unidos, ante el peligro inmediato de que el Servicio Postal de EU incumpla con los pagos de $ 5,500 millones de dólares en septiembre y con miras a tener pérdidas por $ 9,200 millones este año. El diario New York Times informa que “a menos que el Congreso tome medidas de emergencia para estabilizar sus finanzas”, el servicio postal “pudiera tener que cerrar por completo para este invierno”. El director general del Servicio Postal, Patrick R. Donahoe, ya tiene planeadas medidas de austeridad brutales, incluyendo el despido de 120,000 trabajadores, la eliminación de otros 100,000 puestos de trabajo mediante el recurso de dejar plazas vacías, y el cierre de hasta 3,700 oficinas de correo, además de eliminar las entregas de correo sabatinas. Pero Donahoe le dijo al Times que “si no actúa el Congreso, vamos a tener que dejar de pagar”. El senador demócrata de Delaware, Thomas Carper, quien preside la subcomisión del Senado que supervisa la oficina postal afirmó que “la situación es terrible. Si no hacemos algo si no reaccionamos de una forma inteligente, el servicio postal podría cerrar literalmente para fines de este año”. Estos recortes serán especialmente devastadores para los afroamericanos quienes hacen más del 21% de los empleados del servicio postal. Los empleados de las minorías son más del 39% de los trabajadores postales.

Pero este no es un problema de la oficina postal; todo el sistema se hunde y el gobierno de EU se está desplomando. Para empezar, el porte postal está ligada por ley federal a la inflación oficial y estas cifras falsas sobre la inflación han evitado que se eleve el porte postal frente a la hiperinflación de los costos del combustible. En vez de esto se promueve la austeridad, culpando a los supuestos trabajadores privilegiados, según el New York Times. “La mano de obra representa el 80%” de los gastos de la oficina postal, se queja el Times, agregando que “los trabajadores postales también reciben prestaciones médicas más generosas que la mayor parte de los trabajadores federales”. También sugiere que los salarios postales están fuera de proporción, “comparados con el 53% en el servicio United Parcel y 32% de FedEx”, que son los competidores privados.

El contrato sindical firmado en mayo del 2011 con el servicio postal le garantiza a la mayoría de los trabajadores que no serán despedidos, pero la agencia va a ir al Congreso esta semana para aplastar el sindicato y el contrato. El Servicio Postal tiene ahora unos 653,000 empleados, pero hace una década tenía 900,000.

FUENTES:

http://espanol.larouchepac.com/news/2011/09/10/se-hunde-el-servicio-postal-en-eu-220-000-recortes-en-empleo.html

Anuncios