El pequeño pueblo de Woodland, en el británico condado de Durham, lleva dos meses sin poder conciliar el sueño por culpa de un extraño y grave zumbido que, cada noche, invade durante horas las desiertas calles de esta localidad agrícola. Parecido al ruido del motor de un coche en la lejanía, cada medianoche y hasta cerca de las cuatro de la mañana, el extraño sonido llena el aire y angustia a los vecinos, sin que nadie haya podido aún averiguar su origen.

No es la primera vez que sucede algo similar. Sonidos parecidos llevan registrándose desde hace décadas en numerosas localidades de Estados Unidos y el Norte de Europa, aunque también han llegado a Nueva Zelanda. Bristol, Auckland, Zurich…Taos, el más famoso de todos (al que corresponde el vídeo) llamó la atención de una forma especial a mediados de los noventa.Más aquí

fuentes:

http://www.elintransigente.com/

http://www.trinityatierra.com/


Anuncios