12 de octubre de 2011 (Nouvelle Solidariate) — Para encubrir el hecho de que el gigante bancario franco-belga, Banco Dexia quebró el 5 de octubre, se decidió no usar la palabra “quiebra” y le dijeron “desintegración organizada”. El 6 de octubre, cuando sus acciones de hundieron dramáticamente un 17.24%, el gobierno belga decidió suspender sus transacciones en el mercado de valores de Bruselas hasta el lunes siguiente. El lema de Dexia era “el corto plazo no tiene futuro”. El banco ha tenido un papel clave en ayudarle a algunos gobiernos estatales y ciudades de Estados Unidos a recabar fondos. Las preocupaciones sobre su salud han ocasionado que se eleven sus costos para pedir prestado.

Dexia fue creado en 1996 cuando Credit Local de Francia se fusionó con Credit Communal de Belgica. La compañía combinaba a los mayores prestamistas municipales de Bélgica y de Francia, y financiaba algunos gastos en escuelas, transporte público, alumbrado público y otros presupuestos manejados localmente. El objetivo era fortalecer el negocio frente al lanzamiento del euro en 1999. Se esperaba que la introducción de una moneda única, el euro, aumentara la competencia entre el sector bancario de todos los países. En los años posteriores, Dexia continuó expandiéndose. Tomó control de la institución de préstamos italiana Crediop, de Corporación Bancaria Artesia de Bélgica, el banco israelí Otzar Hashilton Hamelomi y de Denizbank de Turquía. Los problemas de Dexia empezaron cuando compró la unidad de seguros de bonos y manejo de activos de Estados Unidos, FSA, que perdió en grande en la debacle de las hipotecas de alto riesgo. En septiembre de 2008, a punto de la bancarrota, Francia, Bélgica y Luxemburgo lo salvaron con un rescate de 6,400 millones de euros.

Además de la enorme cantidad de viejos “activos tóxicos” que tenía Dexia, lo que provocó el desplome actual es la crisis del euro. Dexia tiene una exposición de 3,400 millones de euros en bonos públicos de Grecia. Los analistas calculan que tiene otros 17,500 millones de euros expuestos en deuda pública emitida por Italia, España, Portugal y otras economías con problemas de la zona del euro.

Irónicamente, el 15 de julio, Dexia pasó la prueba de estrés bancario que llevó a cabo la Autoridad Bancaria Europea y anunció en comunicado de prensa: “Resultados de la prueba de estrés a nivel de la UE: no hay necesidad de que Dexia recabe capital adicional”. El problema es que las pruebas no tomaron en consideración un escenario en el que los griegos pudieran incumplir con sus bonos. Dexia ha tenido que rebajar el valor de algunos de los valores de largo plazo griegos hasta un 21%. Sin embargo, algunos especulan que los acreedores van a tener que absorber en última instancia hasta un 50-60% de pérdidas.

El otro factor directo fue que Dexia dependía principalmente de fondos de corto plazo, los que se renuevan en base revolvente. Pero ya no hay acceso a estos fondos debido a las preocupaciones del mercado sobre su exposición a la periferia del euro y a los requerimientos de garantías más elevadas.

El principal accionista de Dexia es la corporación más grande de Bélgica, la institución estatal francesa Caisse des Dépots et des Consignations (CDC) con 17.7%. El segundo más grande es la Holding Communal de Bélgica (14.1%) que pertenece a las municipalidades y gobiernos regionales belgas. La gerencia se va a reunir mañana para decidir sobre la venta de diferentes componentes del banco.

El banco Dexia es una compañía matriz gigante con cinco brazos que ahora se le van a cortar y a vender por separado al mejor postor.

1) Dexia Banque International du Luxembourg (BIL) es un banco privado con 12 mil millones de euros en activos y unas 40 agencias. Ya empezaron las pláticas con Qatar sobre una toma del banco. 2) Dexia Crédit Local (DCL), anteriormente “Crédit Local” es la principal fuente de financiamiento de las municipalidades y ciudades de Francia. Se hizo famosa por sus esquemas de “préstamos tóxicos” con tasas ajustables con índices exóticos. Esta parte podría ser reabsorbida directamente por la CDC francesa. 3) Denizban es un banco de depósitos real en Turquía. El Sberbank de Rusia inició conversaciones exclusivas con Dexia para tomar esta parte. 4) Dexia Bank Belgique (DBB) es también un banco comercial real. Bélgica anunció que está considerando nacionalizarlo. Los ciudadanos belgas ya han retirado unos 300 millones de euros en efectivo en lo que es el principio de una corrida en contra del banco. 5) Dexia Asset Management (DAM) también a la venta.

Una vez que se venda todo, de todas formas Dexia Bank como tal seguirá atascada con 95 mil millones de euros en “activos tóxicos” con un período de vencimiento de 13 años, en pocas palabras un “banco malo”. Pero Sarkozy quiere salvarlo con garantías estatales belgas y franceses y hacer que Caisse des Dépots y Banque Postal, asuman 95 mil millones en basura tóxica de Dexia Municipal Agency (Dexmal)! En pocas palabras, el viejo truco monetarista de “privatizar las ganancias y socializar las pérdidas”.

Hasta ahora, según han confirmado fuentes conocedoras internas, el Caisse des Dépots está en guerra en contra de Sarkozy y el ministro de Finanzas (Barcy) y se niegan a rescatar a Dexia por temor a perder su propia calificación AAA. El exministro de Finanzas Laurent Fabius declaró el miércoles en la mañana que dicha garantía por parte del Estado afectaría la calificación AAA de Francia. El presidente del Banque de France, un oponente acérrimo de la Glass-Steagall, le respondió de inmediato diciendo que esto no era cierto en lo absoluto dado que la agencia de estadísticas europeas, Eurostat, no considera estas garantías “como deuda” y que por lo tanto no debían temerse consecuencias. Noyer fue rebatido por las agencias calificadoras que declararon que en realidad ellos sí toman en consideración dichas garantías.

Desde el lado propagandístico, los medios financieros están mintiendo de que este “no es un nuevo Lehman Brothers” sino solo un “nuevo Bear Sterns”, cuya quiebra debió haber provocado una recapitalización de todos los bancos para evitar después quiebras más dramáticas.

fuentes:http://espanol.larouchepac.com/

Anuncios