El mensaje a la nación que dirigió el Presidente ruso Dmitri Medvédev el pasado 23 de noviembre en la televisión nacional, transmite la sombría realidad de que el liderato ruso anticipa la posibilidad de que estalle una guerra nuclear global, que están decididos a defender a Rusia bajo esas circunstancias, y al mismo tiempo, al advertir de ello, tratan de impedirlo, lo cual se pone de relieve en el hecho de que han difundido al mundo entero el mensaje televisado con subtítulos en inglés. Los servicios noticiosos han difundido en particular la advertencia de Medvédev de desplegar el sistema de misiles Iskander en las regiones más occidentales de Rusia, en Kaliningrado, como respuesta al emplazamiento que realiza la OTAN y Estados Unidos del escudo de defensa antimisiles en Europa. En realidad, el mensaje a la nación contiene el anuncio de varias otras acciones decisivas. El video lo puedes ver al final del articulo. Es sumamente importante verlo para tener una apreciación de la realidad estratégica actual. Medvédev habla desde su despacho presidencial, flanqueado con la bandera tricolor rusa por un lado y la versión de la bandera nacional con la insignia de Comandante en Jefe Supremo, con el águila bicéfala, por el otro.

En su mensaje, Medvédev subraya que Rusia ha ofreciendo permanentemente su cooperación con Estados Unidos y la OTAN en la defensa antimisiles. “En la cumbre del Consejo OTAN-Rusia en Lisboa el año pasado”, señaló, “yo propuse el desarrollo de un sistema de defensa antimisiles conjunto, basado en sectores, en el cual cada país sería responsable de un sector particular. Más aún, planteamos nuestra disposición a discutir modificaciones adicionales al sistema, tomando en cuenta las opiniones de nuestros socios de la OTAN. Nuestro único objetivo era el de preservar el principio básico de que Europa no necesita nuevas líneas divisorias, sino más bien, un perímetro de seguridad común con la participación equitativa y legalmente consagrada de Rusia. Es mi convicción de que este enfoque crearía oportunidades únicas para Rusia y la OTAN para construir una asociación estratégica genuina. Hemos de substituir la fricción y la confrontación en nuestras relaciones con los principios de igualdad, seguridad indivisible, confianza mutua y predictibilidad”.

Luego de lamentarse de la falta de una respuesta positive, Medvédev agregó: “No aceptaremos participar en un programa que en un corto plazo, de unos cinco, seis u ocho años, pueda debilitar nuestra capacidad de disuasión nuclear. El programa europeo de defensa de misiles ya está en marcha y el trabajo sobre el mismo, lamentablemente, avanza rápido en Polonia, Turquía, Rumania y España. Nos hallamos frente a un hecho consumado”. Explicó que le había planteado las inquietudes de Rusia al Presidente Obama de EU durante su más reciente reunión, en los entretelones de la cumbre de las naciones de la Asociación de Cooperación Económica Asia-Pacífico, en Hawai.

Medvédev pasó luego a anunciar las medidas siguientes, las cuales ya ha ordenado:

“Primero, estoy ordenando al Ministerio de Defensa para que de inmediato ponga en alerta de combate la estación de radar de alerta temprana de ataque de misiles en Kaliningrado.

Segundo, se reforzará la cobertura de protección de las armas estratégicas nucleares de Rusia como medida de prioridad bajo el programa para desarrollar nuestras defensas aéreas y del espacio.

Tercero, los nuevos misiles balísticos estratégicos comisionados por las Fuerzas de Misiles Estratégicos y la Armada serán equipados con sistemas avanzados de penetración de defensa de misiles y nuevas ojivas sumamente eficientes.

Cuarto, he dado instrucciones a las Fuerzas Armadas para que elaboren medidas para desactivar la data de los sistemas de defensa de misiles y de los sistemas de orientación en caso necesario. Estas medidas serán adecuadas, eficaces y de bajo costo.

Quinto, Si las medidas anteriores resultan insuficientes, la Federación Rusa colocará sistemas modernos de armas ofensivas en el occidente y sur del país, para asegurar nuestra capacidad para poner fuera cualquier parte del sistema estadounidense de defensa de misiles en Europa. Un paso en este proceso será la ubicación de misiles Iskander en la región de Kaliningrado”.


Medvédev llegó a plantear la posibilidad de que Rusia se retire del nuevo tratado START y otros acuerdos de desarme. Para concluir, señaló: “Pero déjenme destacar el punto de que no estamos cerrando la puerta a la continuación del diálogo con Estados Unidos y la OTAN sobre la defensa de misiles y la cooperación práctica en esta área. Estamos listos para ello. Sin embargo, esto solo se puede lograr mediante el establecimiento de una base legal clara para la cooperación que garantice que se tomen en consideración nuestros intereses e inquietudes legítimas. Estamos abiertos al diálogo y esperamos de nuestros socios de Occidente un enfoque razonable y constructivo”.

Utiliza “CC” para traducir los subtitulos al Español

FUENTES:http://conspiraciones1040.blogspot.com/

Anuncios