La fundación de Bill y Melinda Gates ha destinado cientos de millones de dólares a programas de vacunación dirigidos a personas en todo el mundo. Uno de tales programas es la investigación para desarrollar “vacunas activadas por el sudor“, que podrían utilizar nano-materiales con una cobertura especial que suministrase las vacunas a las personas sin usar inyecciones. Y lo más interesante, su fundación ha invertido también millones en técnicas de esterilización, que han sido denominadas como “solución de castración temporal”.

La Fundación de Bill Gates, y de su esposa Melinda Ann French, junto a científicos de los Estados Unidos y Gran Bretaña han desarrollado conjuntamente un sistema mundial de vigilancia computarizado capaz de rastrear toda la actividad de los medios de comunicación social en todo el mundo (en 144 países) que desafíen la versión oficial sobre las vacunas, e informar directamente a las autoridades.

La Fundación de Bill Gates y de su esposa (B&MGF o la Fundación Gates) es la fundación privada de caridad más grande del mundo. Está dirigida, entre otros, por la pareja Gates y el padre de Bill Gates, William H. Gates.

Una nueva herramienta de vigilancia a través de Internet para identificar rápidamente los lugares donde el miedo del público acerca de las vacunas está en aumento, dijo Heidi Larson, PhD, de la Escuela de Londres de Higiene y Medicina Tropical.

Tras una investigación preliminar mediante el Proyecto Confianza vacuna, se obtuvieron informes de medios de comunicación (por ejemplo, artículos en línea, blogs, informes gubernamentales) mediante el sistema de recogida de datos automatizada HealthMap, adaptado para controlar los informes en línea sobre vacunas, programas de vacunación y enfermedades prevenibles por vacunación. El objetivo es el monitoreo en tiempo real y el análisis de las preocupaciones sobre vacunas para adaptar más eficazmente las estrategias oportunas y abordarlas.

La libertad de expresión en Internet “ha acelerado la propagación mundial de rumores desenfrenados y la desinformación sobre las vacunas que pueden socavar gravemente la confianza del público, lo que lleva a las bajas tasas de absorción de la vacuna e incluso brotes de enfermedades”, dijo Heidi Larson en un comunicado.

La realidad es que un número creciente de personas están evitando las vacunas, pues muchos estudios muestran que son tóxicas y en gran medida ineficaces. De hecho, las vacunas han demostrado ser en muchos casos la causa de los brotes de enfermedades, no la solución a ellas como reivindica Larson y otros. Los datos muestran que los individuos vacunados en realidad son más propensos a contraer enfermedades como las paperas, el sarampión y la poliomielitis que los niños que no han sido vacunados.

Por ejemplo un gran brote de paperas se produjo entre las masivamente vacunadas comunidades judías ortodoxas de Estados Unidos durante 2009 y 2010. El 97% de las personas infectadas habían recibido la vacuna: El 89% había recibido dos dosis de una vacuna contra las paperas y 8% había recibido sólo una dosis. En marzo de 2006, se habían notificado un total de 219 casos de parotiditis en Iowa, la mayor epidemia de paperas en Estados Unidos desde 1988. Como mínimo el 79% habían recibido la vacuna. De ellos el 65% 2 dosis, el 14% 1 dosis y el 8% no había sido vacunado, el 14% no pudo ser documentado. Se pueden consultar más ejemplos aquí.

El pasado lunes 6 de mayo, un nuevo proyecto de ley fue presentado a la Asamblea del Estado de Nueva York que permitiría administrar vacunas a menores de edad sin permiso de sus padres.

En una conferencia de presentación del TED (Technology Entertainment and Design), en 2010, Bill Gates, quien ha donado cientos de millones de dólares para nuevas vacunas, dijo sin ningún tipo de titubeo: “Hoy el mundo tiene 6.8 billones de personas y pronto puede llegar a 9 billones. Ahora bien, si hacemos un buen trabajo con las nuevas vacunas, el sistema sanitario, el sistema de control de natalidad… podríamos reducir la población en un 10 ó 15 por ciento.”( Ver video abajo).

En la línea de defensa de las vacunas, Heidi Larson, de la Escuela de Londres de Higiene y Medicina Tropical, afirma que “los recientes brotes de sarampión en el Reino Unido, se derivan de los niños no vacunados debido a temores provocados por la investigación ahora desacreditada hace más de una década, es un ejemplo de las consecuencias a largo plazo de la desconfianza pública en las vacunas”.

FUENTEShttp://www.alazul.com/noticias/249/bill-gates-financia-sistema-vigilancia-internet-rastrear-quienes-cuestionan-vacunas

Anuncios